Porque El Uno Sin El Otro, No Somos Nada: It’s Me Dan Jiménez

El querer hacer nuestro propio camino es algo común de jóvenes en sus veintes y treintas, experimentar con nuestras vidas, cambiar de trabajo o crear una empresa en donde somos independientes es algo común. Como Millennials hemos llegado a irrumpir con el proceso natural de cómo las generaciones anteriores hacían las cosas, acostumbrados a siempre querer hacer más o tener más hemos tenido que aprender a que nos digan que no es posible, que es una mala idea o simplemente que ignoren nuestras peticiones porque son demasiado creativas, demasiado “avant garde” pero lo que no deben de olvidar aquellos que llegaron antes que nosotros es que somos una generación llena de posibilidades.

El mundo que heredamos es un mundo en crisis, crisis financiera, política y ecológica. La generación “Y” quiere hacer más que seguir el camino impuesto, muchos queremos hacer un cambio. El problema es que muchas veces no tenemos idea de qué es lo que queremos hacer o cómo y la falta de herramientas a nuestra disposición no es un problema, pero la falta de guía si lo es. Mentores que nos guíen cuando tenemos dudas sobre nosotros mismos o lo que estamos haciendo, todos necesitamos un Mr. Miyagi y muchas veces ese mentor se encuentra cumpliendo la función de amigo, primo y a veces nos toca ser nuestros propios mentores.

Cuando yo inicie mi blog se llamaba “The Black Hole”, empezó como un diario en donde escribía de cosas completamente cotidianas y sencillas, no tenía un propósito fijo ni muchísimo menos, pero sabía que quería que fuera algo más. Tenía la idea de que mi pequeña esquina del internet se convirtiera en un lugar a donde la gente fuera a sentirse comprendida y con un poco de suerte, guiada. Por problemas con distintas plataformas, mi blog se mudó un tiempo a Blogspot en donde seguía teniendo el mismo nombre, pero era un lugar en donde intentaba escribir poesía y cuentos cortos. Como pueden ver no estaba muy segura de a dónde quería ir con ese proyecto, sabía que quería tener mi propia página, quería tener mi propia esquina del internet con un .com que me diera crédito.

Mi problema no era la falta de creatividad, era la falta de guía y presupuesto económico. Cuando apenas empezaban los blogs y a nadie le importaba que dijera. WordPress.com era fácil subir lo primero que se te ocurriera pero yo sabía que quería más. Los diseñadores de páginas eran demasiado caros, no sabía qué dominio comprar para mi página y tampoco sabía sobre qué quería escribir. Mi problema parecía ser el querer abarcar todo con muy poca tela, literatura, poesía, cine, moda, estilo de vida, quería que todo eso fuera mío, pero seguía sin encontrar mi nicho ni la manera en la cual mi blog se pudiera diferenciar de otros. Quería causar un impacto en el mundo, pero no quería que conocieran mi nombre por conocerlo, quería que mi nombre significara algo positivo.

Después de investigar y con un golpe de suerte, encontré la manera de diseñar mi página yo misma. Compré mi dominio y “The Black Hole by Dan Jiménez” se convirtió en mi sueño casi hecho realidad. Honestamente no tenía idea de dónde empezar, si quería escribir solo de moda o si quería dedicarme a hacer reseñas de productos de belleza. Todo era válido y todo podía ser mío, pero decidí que la manera más fácil de mostrar quién soy y lo que me interesa era a través de la etiqueta de “Estilo de Vida” no me limitaba a un tema en específico y me daba la oportunidad de explorar diversos temas.

Cuando buscaba de qué escribir en mi nuevo blog pensaba, “¿Qué podrá resultar interesante?” y “¿qué podrá resultar positivo?” Después de unos días de pensarlo me acordé de una amiga súper creativa fundadora de la joyería Freckle, una empresaria joven y mexicana. ¿Qué mejor manera de apoyar a mi país que escribiendo sobre empresarios mexicanos y jóvenes que están cumpliendo sus sueños? La busqué, me dio permiso de usar sus fotos y hasta el día de hoy ha sido uno de mis posts más visitados.

Así fue como “The Black Hole by Dan Jiménez” que después se llamaría “It’s Me Dan Jiménez” empezó a crecer. Me dediqué a buscar marcas mexicanas, de comida, ropa, joyería, ejercicio, bloggers, etc. Todo lo que se me pudiera ocurrir y empecé a escribir de ellos. Me di cuenta que al yo hacer reseñas sobre ellos, algunos amigos y otros desconocidos, no sólo mi plataforma y mi alcance estaba creciendo si no que estaba ayudando de manera directa al mercado mexicano en una época en donde la crisis nacionalista es un hecho. Estaba ayudando a mis compañeros Millennials con ideas brillantes a brillar en mi pequeña esquina del internet.

Les empecé a hacer preguntas y me empecé a dar cuenta que la mayoría, al igual que yo, habían empezado por pasión. Habían detectado un déficit en el mercado y estaban poniendo su granito de arena, llenándolo de color y creatividad, demostrando que México como país es una fuerza que hay que tener en cuenta. Me di cuenta que jóvenes estaban dejando de ver “al otro lado” para crecer y estaban buscando oportunidades en sus ciudades y país. Mi blog dejó de ser un sueño un poco narcisista y egocéntrico de querer que todos me leyeran, se convirtió en un espacio en donde podría impulsar y apoyar talento mexicano de Millennials que quieren dejar su huella en el mundo.

Al final del día, caí en cuenta que sin ellos alguien como yo no podría poner su granito de arena y no podría crear algo diferente como siempre quise hacerlo. Terminaría hablando de las mismas cosas que todos y correría el riesgo de no aprovechar el talento mexicano que no solo se preocupa por producir sino por apoyar, crear un sentido de comunidad y marcar al país con color y creatividad. “It’s Me Dan Jiménez” se ha convertido en un hobby de tiempo completo que no sólo me llena de felicidad, pasión y estrés, sino que ahora funge como una pequeña plataforma para todos aquellos Millennials con algo que aportar.

-Daniela Jiménez

Facebook: @itsmedanjmz
Instagram: @itsmedanjmz

http://www.itsmedanjmz.com/

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.